Yolanda García dirige el profesional y Miren Gabirondo sigue en el superior.

16/10/2010 B. C.

La creación de dos conservatorios de música independientes para las enseñanzas superior y profesional es la principal novedad del nuevo curso, el primero del Plan Bolonia , que ayer se inauguró de forma oficial. El conservatorio superior ha adoptado el nombre de Bonifacio Gil, mientras que el profesional se llama Juan Vázquez.

Ambos centros son totalmente autónomos tanto en funcionamiento –con equipos directivos, claustros y consejos educativos diferentes– y presupuesto. Los planes de estudio quedan bajo la tutela de la Junta de Extremadura, mientras que la Diputación de Badajoz sigue asumiendo su gestión y mantenimiento. La dirección del conservatorio Juan Vázquez la ha asumido Yolanda García Baltasar, mientras que Miren Gabirondo continúa al frente del Bonifacio Gil.

La diputada de Cultura, Inmaculada Bonilla, reconoció ayer durante el acto de inauguración que la separación en dos centros no ha estado exenta “de problemas y tensiones” durante el proceso de adscripción del profesorado a uno u otro, pero recalcó que el único interés de la institución provincial es adaptarse al espacio educativo europeo, “algo esencial para el futuro de los profesionales de la música”, subrayó.

Pero para los 500 alumnos –350 en el profesional y 150 en el superior– esta nueva etapa llega repleta de “ilusiones y retos”. Así lo aseguró ayer en su intervención Gabirondo, quien señaló que la adaptación al Plan Bolonia “abrirá las puertas de Europa” al conservatorio y fortalecerá el intercambio de alumnos y profesores gracias a un plan de estudios “compatible al 100%” en todos los países de la Unión Europea.

Por su parte, Yolanda García Baltasar se congratuló de que año a año se incremente el número de alumnos que inician sus estudios musicales y destacó que pese a la separación de los conservatorios ambos persiguen objetivos comunes y todos deben colaborar para que el nuevo camino esté plagado de éxitos.

La lección inaugural corrió a cargo del investigador y musicólogo Carlos Gil, hijo de Bonifacio Gil, que repasó la vida y obra de su padre, director de la primera escuela de música de Badajoz. Además, en el acto se entregaron los premios fin de carrera a los alumnos José María Villegas y Juan Miguel Moreno (piano) y Sara Zazo (saxofón). Las menciones de honor fueron para Gonzalo Navarro (composición) y Miguel González (piano).

 

noticia sacada de http://www.lacronicabadajoz.com/noticias/noticia.asp?pkid=58170